banner01.jpg

CARTERA DE SERVICIOS
Patología de pared torácica  > Tumores de pared torácica  >

TUMORES DE LA PARED TORACICA.

 

No son frecuentes, suponiendo menos del 1% del total de tumores del organismo. Aproximadamente la mitad son benignos. Su presentación clínica es como una tumefacción más o menos dura en la pared del tórax, que puede ser dolorosa.

 

Pueden se malignos, benignos y de bajo grado de malignidad.

 

Tumores malignos de pared torácica.

 

Condrosarcoma: es el más frecuente, suponiendo la mitad de todos los tumores malignos y la cuarta parte del total de los tumores de pared. Pueden localizarse en las costillas (75%) o en el esternón (25%). Se observa más en hombres que en mujeres. Suele presentar calcificaciones en su interior.

 

Osteosarcoma: es el segundo en frecuencia y exhibe una mayor agresividad que el condrosarcoma. Tiene tendencia a dar metástasis pulmonares. Es más frecuente en la juventud y en casos de enfermedad de Paget ósea.

 

Sarcoma de Ewing y tumor de Astkin: ambos son tumores de origen neuroectodérmico y presentan gran agresividad, especialmente el segundo. Se observan con mayor frecuencia en la infancia y juventud.

 

Sarcomas de partes blandas: según del tejido de donde se originen se denominarán fibrosarcomas, liposarcomas, rabdomiosarcomas, leiomiosarcomas, hemangiosarcomas, neurofibrosaromas y sarcomas sinoviales.

 

El tratamiento es multimodal; quirúrgico con resección de la tumoración con amplios márgenes, asociándose con quimioterapia y radioterapia cuando esté indicado. Frecuentemente es necesaria la reconstrucción de la pared torácica con injertos cutáneos y musculares, y materiales protésicos. Una excepción al tratamiento quirúrgico son los tumores hematológicos de presentación ocasional en la pared del tórax como el plasmocitoma o el linfoma.

 

Tumores de bajo grado de malignidad.

 

Tumor desmoide: más frecuente en mujeres de mediana edad. Ocasionalmente se relaciona con traumatismos y su crecimiento es dependiente de los estrógenos. No produce metástasis pero tiene una gran tendencia a la recidiva local tras su extirpación. El tratamiento es la resección quirúrgica con márgenes amplios. Ocasionalmente es necesaria la radioterapia y la hormonoterapia.

 

Tumor de células gigantes: es más frecuente en hombres. Puede dar a veces metástasis a distancia. Su tratamiento es la extirpación amplia.

   

Tumores benignos.

 

Condroma: se origina a nivel de la unión osteocondral de las costillas. Son tumores duros, bien delimitados y normalmente indoloros. A veces son difíciles de diferenciar del condrosarcoma, y también se han descrito casos de malignización. Su tratamiento es la extirpación.

 

Displasia fibrosa: puede presentarse de forma general constituyendo el síndrome de Albright, o solitario a nivel costal.  En las radiografías aparece la costilla hinchada y con tabiques en su interior.

 

Quiste óseo aneurismático: más frecuente en mujeres jóvenes. Insuflan la costilla sin romper la cortical. En su interior presentan muchos tabiques y están rellenos de sangre. Pueden provocar dolor por su crecimiento local, y en el caso de los que se sitúan en la primera costilla también alteraciones de los nervios y vasos que van a la extremidad superior.

 

Granuloma eosinófilo (granulomatosis de Langerhans): se incluye en la patología del sistema retículoendotelial. Se presenta en la infancia y juventud. Muchas veces es difícil diferenciarlo de un sarcoma e incluyo de una osteomielitis (infección del hueso) pues puede cursar con fiebre.

 

Elastofibroma: se observa con mayor frecuencia en mujeres de edad mediana. Su localización típica es subescapular, pudiendo ser palpados y observados en la punta de la escápula, deslizándose con los movimientos de la extremidad superior. Las imágenes de resonancia nuclear magnética son muy características. Su tratamiento es la extirpación si produce molestias.

 

Otros tumores benignos: lipoma, fibroma, neurinoma, linfangioma, hemangioma y osteocondroma.

 

Bibliografía.

 

Outcomes of surgery for chest wall sarcomas. Putnam JB Jr. Thorac Surg Clin 2010;20(4):535-42.

 

Primary chest wall tumors. Smith SE, Keshavjee S. Thorac Surg Clin 2010;20(4):495-507.

 

Malignant primary chest-wall tumours: techniques of reconstruction and survival. Gonfiotti A, Santini PF, Campanacci D, Innocenti M, Ferrarello S, Caldarella A, Janni A. Eur J Cardiothorac Surg 2010;38(1):39-45.

 

Sternal resection and reconstruction after malignant tumours. Galbis Caravajal JM, Yeste Sánchez L, Fuster Diana CA, Guijarro Jorge R, Fernández Ortiz P, Deaville PJ. Clin Transl Oncol 2009;11(2):91-5.